El Departamento de Transportes reabre el aparcabicis de la estación ferroviaria de Irun Colon

Fecha de publicación: 

El Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco, junto a Euskotren y Euskal Trenbide Sarea, reabrirá mañana, 4 de mayo, el parking habilitado para bicicletas en la estación ferroviaria de Irun Colon. Con una capacidad para 50 bicicletas, su nueva apertura irá acompañada de unas normas de uso que pretenden evitar que el estacionamiento se convierta en un depósito de bicicletas que colapse el servicio. La mala utilización y la falta de rotación fue una de las razones por las que esta infraestructura se clausuró en verano de 2019.

Al acto de reapertura ha acudido esta mañana el consejero de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes, Iñaki Arriola, quien ha estado acompañado por directivos de Euskotren y ETS. Al igual que hiciera hace dos semanas durante la reapertura del aparcabicis de Amara, en Donostia, en su intervención, Arriola ha destacado que “estas pequeñas acciones son las que interpelan directamente a la ciudadanía a la hora de aportar su granito de arena en favorecer una movilidad sin emisiones. En este caso por apostar por el intermodo tren-bici. Dos sistemas respetuosos con el medio ambiente”.

“En nuestra mano está facilitar las instalaciones necesarias para favorecer ese cambio de mentalidad entre las personas viajeras”. En esta misma línea de trabajo, desde el Departamento –ha añadido el consejero-, “hemos alcanzado recientemente un acuerdo entre Euskotren y el operador logístico Algeposa para impulsar el transporte de mercancías por ferrocarril. El traslado de entre 100.000 y 150.000 toneladas de bobinas al año entre Pasaia y Durango, evitará el tránsito de 6.000 camiones por la A-8, reduciendo así la huella de carbono”.

El compromiso del área de Transportes con la movilidad sostenible abarca también otros campos, como el de las infraestructuras. En este sentido, Arriola ha citado actuaciones de integración del ferrocarril en zonas urbanas, como la reciente licitación de la variante del Topo entre Altza y Galtzaraborda.

En cuanto a impulsar la intermodalidad entre el ferrocarril y la bicicleta, el consejero ha recordado la existencia de otros aparcabicis en estaciones ferroviarias como en Zamudio o la de Amara. Una línea de trabajo en la que su departamento va a profundizar, a través de colaboraciones interinstitucionales con el objetivo de fomentar el intermodo bici-tren en entornos urbanos, donde estos medios de transporte sustituyan progresivamente al coche.

El aparcabicis de Irun Colon está pegado al andén, lo que facilita este tránsito bici-tren. Se trata de un lugar seguro al estar iluminado, disponer de barras para candar las bicicletas y estar cerrado. La apertura de la puerta se realizará mediante tarjeta sin contacto que las personas usuarias poseen como soporte de su título de transporte, es decir, Mugi, Barik o Bat. Estos billetes, sin embargo, deben ser personalizados y registrados previamente en la Oficina de Atención a la Clientela de Amara.

En el momento de la inscripción se entregará a las personas usuarias un documento de aceptación de las normas de utilización de los aparcabicis para su firma y se les informará de lo concerniente a la protección de datos personales. Tras registrarse, se asociará su tarjeta a un número de identificación que deberán colocar en un lugar visible de la bicicleta. En caso de pérdida o deterioro de esta placa, deberá solicitarse una nueva, dado que toda bicicleta depositada en el aparcabicis que no pueda identificarse será retirada. Las personas usuarias podrán disponer de tantas identificaciones como bicicletas sean de su propiedad.

El acceso al aparcabicis está destinado a personas usuarias de Euskotren, por lo que sólo podrá realizarse inmediatamente antes o después de haber realizado un viaje en tren validado con la tarjeta personalizada registrada. El tiempo máximo de aparcamiento de bicicletas será de cuatro días consecutivos, transcurridos los cuales el operador ferroviario vasco podrá anular el sistema antirrobo y retirar la bicicleta, a fin de liberar la plaza de aparcamiento para la puesta a disposición de otra persona.

La bicicleta retirada podrá ser entregada a una entidad social o sin ánimo de lucro en el plazo de dos meses.

El horario de utilización de las instalaciones es el horario del servicio comercial de ferrocarril. El plazo de autorización para el uso del aparcabicis es de un año, a contar desde el día de registro de la tarjeta, por lo que deberá renovarse anualmente. Esta renovación resulta independiente de la fecha de caducidad de los títulos de transporte (Mugi, Barik o Bat).