ETS - Euskal Trenbide Sarea

Euskadi.eus

Inicio

Estás en:
  1. Inicio
 
Servicios

Fecha de publicación: 13/05/2017

Las obras de la variante ferroviaria del Topo arrancarán en otoño


Las obras de la variante ferroviaria de Donostia arrancarán el próximo otoño, según ha anunciado hoy la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia. La variante del Topo, con una longitud de 4,2 kilómetros entre Lugaritz y Morlans, incluirá la construcción de tres nuevas estaciones: Bentaberri, Concha y Easo. Todas ellas soterradas. La nueva infraestructura, que para su ejecución se dividirá en dos tramos, dotará de sistema metrizado al centro de la capital donostiarra, ofrecerá servicio a la zona de Antiguo-Universidades y eliminará el fondo de saco que en la actualidad supone la estación de Amara.

En un acto celebrado esta mañana en la estación de Euskotren de la Plaza Easo, en el que también han participado el alcalde de Donostia, Eneko Goia, el Diputado General de Gipuzkoa, Markel Olano, y el viceconsejero de Infraestructuras y Transportes, Antonio Aiz, la consejera ha señalado que la mesa de contratación de Euskal Trenbide Sarea, el administrador ferroviario vasco, sacó el pasado lunes a licitación el primer tramo, que va de Lugaritz a Miraconcha, con lo que en breve se publicará en el boletín oficial. Los pliegos recogen un presupuesto inicial de poco más de 49 millones de euros (obra civil) y un plazo de ejecución de 48 meses como máximo. De cumplirse las previsiones, la adjudicación tendrá lugar en verano, con lo que las obras podrán comenzar en otoño.

Tapia ha señalado que “la red ferroviaria de Euskadi se está preparando para el futuro y nuestro compromiso por un modelo de transporte sostenible, seguro y eficiente requiere avanzar en actuaciones como la del Topo”. La consejera ha destacado que “se está trabajando en la mejora competitiva del conjunto de infraestructuras y en un nuevo equilibrio de las distintas modalidades de transporte, priorizando el ferroviario”. La variante ferroviaria del Topo va a suponer una transformación importante, tanto para Donostia como para Gipuzkoa, pero quienes más lo van a notar serán los usuarios “a los que cada 7,5 minutos Euskotren les podrá ofrecer un servicio eficiente, seguro, confortable y atractivo”.

El alcalde de Donostia / San Sebastián, Eneko Goia, se ha felicitado por el inicio de las obras "dentro de los plazos barajados en el proyecto". Goia considera que la variante del Topo "es la pieza del puzzle que da sentido a todo el esquema de movilidad ferroviaria de Donostia y su entorno", lo que redundará "en una transformación de la movilidad de la propia ciudad". Todo ello permitirá, según el alcalde, ir ganando espacios en la ciudad para el peatón, y permitirá mejorar y transformar zonas urbanas para la propia ciudad". Así, ha subrayado que la desaparición de la playa de vías de Easo supondrá "liberar miles de metros cuadrados en los que se podrán urbanizar espacios de calidad para la ciudad". Por último, el alcalde ha subrayado que el Topo es un medio de transporte "público, social, sostenible y limpio", y esas cuatro características lo convierten "en un transporte por el que hay que apostar frente a los medios tradicionales como el vehículo privado y los transportes de energía fósil".

En la misma línea, el diputado general, se ha referido a la importancia que tiene esta infraestructura para el conjunto de Gipuzkoa. “Tenemos que entender que la variante del Topo no supone solamente una actuación que afecta a la ciudad de Donostia, sino que responde a la demanda supramunicipal, con claro carácter metropolitano. Por lo tanto, a nivel de Gipuzkoa supondrá un hito”, ha manifestado.

Tal y como ha indicado, el Topo vertebra el conjunto del territorio y suma ya nada menos que 6.532.304 usuarios. Pero sus ventajas no se limitan a los usuarios, ya que, como ha indicado, este transporte “constituye un elemento fundamental para el desarrollo socio-económico, el progreso, la equidad social y la mejora de la competitividad”.


Tramo 1: Lugaritz-Miraconcha

El trazado del Lugaritz-Miraconcha, con una longitud de 2,1 kilómetros, consistirá en un túnel de vía doble con una estación subterránea: Bentaberri. El nuevo túnel arrancará con la obra de entronque con el túnel actual, que va de Lugaritz a Amara, a un centenar de metros pasada la estación de Lugaritz. Tras este enlace, se abrirá el nuevo trazado del Topo en dirección noroeste, que tras un trazado descendente en curva y contracurva alcanzará la caverna, donde se alojará la nueva estación de Bentaberri.

Esta caverna, excavada y revestida en roca al estilo de las estaciones de ETS recientemente construidas en Intxaurrondo y Altza, contará con andenes laterales de 81 metros de longitud, un nivel superior o mezanina por el que necesariamente circularán todos los usuarios tanto en su recorrido de acceso a andenes como de salida hacia el exterior, así como las zonas técnicas necesarias para el servicio de la estación. La caverna se situará bajo la ladera del monte del Seminario en su vertiente lindante con el barrio de Bentaberri, y su profundidad respecto a la superficie alcanzará los 21 metros.

La estación de Bentaberri dispondrá de dos cañones de acceso: uno en la confluencia entre las calles Bertsolari Xalbador y Pedro Manuel Ugartemendia y otro en la Plaza de Bentaberri, lugar limítrofe entre los barrios del Antiguo (final de la calle Matía) y Bentaberri. Contará también con un ascensor de conexión frente al número 35 de la Avenida de Zarautz.

Tras la estación, el trazado desciende de nuevo para ascender posteriormente hasta el final del tramo y conexión con el siguiente. El segmento Miraconcha-Easo, que saldrá a licitación en verano, con poco más de dos kilómetros de longitud, incluye la construcción de las estaciones de Concha y Easo -ambas soterradas-, que sustituirá a la actual de Amara. Esta actuación permitirá eliminar la actual trinchera ferroviaria y la playa de vías, con lo que se ganarán 21.000 metros cuadrados de superficie para uso y disfrute de la ciudadanía.

Previsiones de ejecución

Para la ejecución del primer tramo están previstas dos rampas de ataque por las que entrará la maquinaria. La primera tiene la boca de acceso en la Calle Zarautz, al sur de la estación. La segunda tiene el emboquille en el talud bajo el Paseo de Sanserreka, a la altura del Paseo Pío Baroja, 47. Esta última, además, una vez finalizada la obra, se empleará como salida de emergencia y galería de ventilación. Con anterioridad, se llevarán a cabo las pertinentes inspecciones de los edificios que estén situados en zonas sensibles para constatar su estado actual y garantizar que tras los trabajos no ha habido alteraciones. Y si las hubiera, acometer las correspondientes reposiciones.

En este sentido, Arantxa Tapia ha explicado que el procedimiento constructivo que se va a utilizar en Donostia es idéntico al utilizado en las recientes obras de las estaciones en Intxaurrondo y Altza, es decir, túnel en mina con rozadora, una técnica muy conocida ya por los responsables de llevar a cabo la obra “ya que contamos con la garantía de la experiencia y el saber hacer de ETS, que lleva muchos años desarrollando los proyectos ferroviarios en Euskadi”.

Euskadi, bien común